Protegerse de la radiación electromagnetica

Los campos electromagnéticos y sus efectos sobre la salud.

El simple hecho de tener unos cuantos aparatos eléctricos en el dormitorio, podría causarnos alteraciones del sueño, entre otros problemas. Actualmente estamos muy expuestos a este tipo de radiación, desde las antenas que rodean nuestro domicilio, el wifi de nuestros entorno, los teléfonos móviles, sistemas de alarma, cámaras y domótica inalámbricos, radares, radiodespertadores, fuentes de alimentación, transformadores …

En este caso vamos a hablar de la radiación de alta frecuencia, microondas de antenas, móviles, wi-fi, y tecnología inalámbrica similar, por ser un problema que va en aumento, y que además no podemos escoger evitar en muchos casos (si es que así lo deseamos), estemos donde estemos.

Estas radiaciones pueden atravesar tabiques, de ahí que las viviendas habituales no ofrecen una protección efectiva antes estas ondas electromagnéticas. Bien es cierto que las paredes pueden reducir un poco la intensidad de señal, pero frecuentemente encontramos dentro de las viviendas valores muy por encima de las recomendaciones de la Baubiologie (construcción biológica), pero siempre debajo de los valores legalmente permitidos.

Estas ondas electromagnéticas han sido clasificadas como posiblemente cancerígenas por la OMS (Organización Mundial de la Salud), además de existir innumerables estudios que relacionan las microondas inalámbricas con daños en la salud. Se describe que entre un 5 y un 10% de la población actualmente pueda ser electrosensible y entre los síntomas más frecuentes aparecen: alteraciones neurológicas como dolores de cabeza, insomnio, irritabilidad, depresión, y alteraciones inmunológicas.

Según describen algunos científicos, este tipo de ondas pueden perjudicar la calidad del sueño, debido a las alteraciones endocrinas ocasionadas. Es de sobra conocido que la alteración en la producción de la melatonia está directamente relacionada con las alteraciones del sueño y alteraciones inmunológicas.

Actualmente hay un gran debate entre los que opinan que las radiaciones son abolutamente inofensivas y aquellos que lo ponen en duda. A día de hoy, ningún científico está a la altura como para asegurar que las radiaciones electromagnéticas son al 100% inofensivas y que se descartan cualquier riesgo de salud a medio o largo plazo. Y por este motivo, muchos científicos apelan a que deberíamos ser precavidos y cautelosos con el uso de estas tecnologías. No se trata de demonizar las nuevas tecnologías inalámbricas, sino de hacer valer unos principios básicos de precaución e intentar proteger al medio ambiente y en definitiva a los que habitamos en el.

Mientras se encuentre una solución a este debate, el interesado o afectado solo podrá tomar, de forma individual, medidas de reducción de fuentes de emisión dentro de la vivienda y/o apantallar parcial o totalmente la vivienda o puesto de trabajo de las radiaciones electromagnéticas de nuestro entorno.

Existen dos métodos de reconocer las ondas electromagnéticas a las que estamos expuestos. La medición realizada por un técnico especializado, o la medición con aparatos medidores de baja y alta frecuencia adquiridos.

Para protegernos hay multitud de productos en el mercado. Pero si realmente estamos interesados en protegernos de la forma más segura posible es mejor contactar con un profesional del área que pueda asesorarnos de la mejor forma posible.

Aquí terminamos esta pequeña introducción al mundo de la protección electromagnética.

Resumen
Protegerse de la radiación electromagnetica
Título del artículo
Protegerse de la radiación electromagnetica
Descripción
El simple hecho de tener unos cuantos aparatos eléctricos en el dormitorio, podría causarnos alteraciones del sueño, entre otros problemas. Actualmente estamos muy expuestos a este tipo de radiación, desde las antenas que rodean nuestro domicilio, el wifi de nuestros entorno, los teléfonos móviles, sistemas de alarma, cámaras y domótica inalámbricos, radares, radiodespertadores, fuentes de alimentación, transformadores …
Autor
Editor
CEARBE Electrocontaminación
Logotipo del editor

Deja un comentario